Por qué los barcos de cruceros tienen madrinas y no padrinos?

Seguramente al igual que nosotros , alguna vez te has hecho esta pregunta luego de observar que en las ceremonias de bautismo de los barcos de cruceros, siempre la encargada de romper la botella de champagne contra el casco de la embarcación , es una madrina la que ejecuta este emocionante y vibrante momento.

A continuación y brevemente te vamos a contar a qué se debe esta tradición naval que se remonta a los inicios de la navegación.

Es así entonces que desde aquellos inicios, las principales civilizaciones de la antigüedad, como los, griegos , romanos y babilonios han ido acuñando una serie de ceremonias y rituales, producto primero de la superstición, que auguraban suerte al buque en la navegación, o un Dios Eolo ( Dios de los vientos) tranquilo, o simplemente tener suerte frente a los elementos de la naturaleza, o en el combate con los piratas y corsarios. En definitiva pedían a sus dioses que mantuvieran sus barcos a salvo en el agua.

Curiosamente, en la Edad Media las mujeres en un barco se consideran mala suerte, e incluso no se les permitía navegar en buques mercantes o militares. Los marineros temían que una mujer a bordo se enojara con los dioses del mar y causara mal tiempo y una navegación difícil.

Esta situación comenzó a cambiar en el siglo XVII cuando los astilleros de buques de vela comenzaron la tradición de tallar en la roda de proa la cabeza de una mujer. Vale aclarar que en las embarcaciones de madera de construcción tradicional (con quilla, cuadernas y casco trincado) la roda de proa es una pieza de madera situada en el extremo de proa de la quilla prolongándola, y que se alza en posición más vertical. Se realizaba esta talla en ese lugar porque se pensaba en ese entonces que las mujeres tenían mejores ojos para la navegación.

Sin embargo, en la Francia del siglo XVIII, las botaduras y los bautizos de buques eran similares a las ceremonias de boda tradicionales, con participantes masculinos y femeninos. Los dueños de la naviera escogían padrinos y madrinas, y ambos bautizaban el buque. Esta fué, posiblemente la primera mención de una madrina, pero aún en ese momento no existía la botella de champagne.

Según los historiadores de estas tradiciones navales, no fue hasta el siglo XIX cuando, en Estados Unidos, se nombró a la primera mujer identificada como madrina: la señorita Lavinia Fanning Watson, hija de uno de los hombres más ricos de Filadelfia.

La señorita Watson rompió una botella de agua y vino en 1846 en la proa del USS Germantown, un buque de guerra de la Armada de Estados Unidos, que se convirtió en el primer buque de la Marina norteamericana patrocinado por una mujer.

Desde entonces, primero en Estados Unidos, y luego en el resto del mundo, las madrinas se volvieron más y más comunes. Primero utilizaron botellas de cognac y whisky, y el champagne recién comenzó a ocupar un lugar destacado a finales del siglo XIX.

Otros historiadores hablan de que fue la Royal Navy británica la que comenzó a ofrecer el honor de bautizar sus buques a mujeres. En el siglo XX ya era una práctica extendida y todos los buques con una cierta leyenda (Queen Mary, Normandie, Rex, etc) tuvieron su madrina.

Desde mediados de los años ochenta, llegó la popularización de rol. Ya no solo eran reinas, primeras damas, o la hija del armador, sino actrices, deportistas, músicos, etc.

Las navieras ya no eran entidades públicas o subvencionadas, sino empresas privadas. Y los bautismos comenzaron a tener un tono más comercial. Audrey Hepburn amadrinó el Star Princess en 1989, Lauren Bacall el Monarch of the Seas en 1991, o Julie Andrews con el Crystal Serenity en 2003.

En la actualidad su papel se ha ampliado: ya no sólo rompen la botella del Champagne, sino que también ayudan en la publicidad del armador y en el lanzamiento comercial de propio buque. O contribuyen a causas benéficas recogiendo fondos en los bautismos. Hay otras ventajas, más allá del honor de ser elegida. A menudo reciben joyas u otros regalos, o cruceros gratuitos de por vida.

Imagen de Portada: PA IMAGES

DEJANOS TU COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí