Estados Unidos prohíbe los viajes en crucero a Cuba
Por medio de un comunicado, el Departamento de Estado Unidos anunció que no se permitirán las visitas a Cuba a través de embarcaciones, como así tampoco de aviones privados.

Este martes, el Departamento de Estado expresó en un comunicado que “restringirá los viajes culturales de ciudadanos estadounidenses a Cuba, así como las visitas en crucero y aviones privados o comerciales”, lo que significaría un gran golpe a la economía cubana y a esta industria que registraba un crecimiento desde 2014.

Sin dudas la medida adoptada implicará grandes pérdidas a la economía Cubana

Las medidas anunciadas buscan limitar los viajes no familiares a Cuba, en línea con lo que ya había expresado en el mes de Abril el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, durante un discurso en Miami.

Las restricciones entrarán en vigor el 5 de junio, cuando serán publicadas en el Federal Register, el diario oficial del Gobierno en el que se difunden leyes, disposiciones y avisos públicos.

Los estadounidenses tienen prohibido hacer turismo en Cuba, pero hasta ahora podían viajar si cumplían con algunas de las doce categorías existentes: visitas gubernamentales, actividades de medios de comunicación o centros de investigación, proyectos educativos, religiosos y médicos, entre otros.

Ahora, esas categorías quedarán reducidas a once debido a la eliminación de la clasificación “people to people”.

No obstante, las normas incluyen una excepción: se permitirán aquellos viajes educativos en esa categoría “people to people” siempre que los viajeros ya hayan completado una transacción (como la compra de un vuelo o la reserva de un hotel) antes del 5 de junio, cuando entran en vigor las medidas.

Maravillosa vista del Puerto de La habana

El acercamiento impulsado en 2014 por el entonces Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, facilitó los viajes a Cuba e impulsó el negocio a las aerolíneas y cruceros que comenzaron a hacer trayectos comerciales entre los dos países.

En un comunicado, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, explicó que las nuevas restricciones buscan hacer frente al “papel desestabilizador” de Cuba en Latinoamérica, especialmente por su apoyo al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega.

Desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, el Gobierno de Trump ha endurecido la política hacia Cuba con reducciones del personal diplomático, la activación de una ley que permite demandas en tribunales estadounidenses por bienes expropiados tras la Revolución y sanciones a los hoteles de la isla, aumentando el alcance del embargo económico y comercial.