Las ratas y ratones no deben ni pueden viajar en cruceros

Seguramente en algunos de los viajes en crucero que realizaste has notado cuanto tiempo y dedicación emplea el personal portuario como la tripulación para el amarre de un barco .  Esta maniobra es una de las más importantes que se realizan ya que la embarcación debe  permanecer en el puerto de una manera muy segura y evitar que se produzcan accidentes . Para esto , los barcos se  fijan a las estructuras del puerto con gruesas líneas de cuerdas de amarre que no son tan fáciles de maniobrar debido al tamaño de las mismas.

Además de esto habrás podido notar que a estas líneas de amarre se les colocan, de manera inmediata, grandes discos de metal que rodean las mismas y que en algunos casos lucen imágenes y colores muy simpáticos. Pero, cuál es la función que cumplen estos discos?. ¿Por qué los barcos desde hace varios cientos de años están usando este extraño invento que aparentemente y a simple vista parece inútil y aparentemente sin sentido?.

Estos discos se pueden observar en barcos militares y civiles, en cruceros y portacontenedores, en pequeños remolcadores y enormes petroleros. Estos discos se instalan inmediatamente después de amarrar el barco; no se puede posponer este trabajo. Por lo general, giran libremente alrededor de la cuerda y tienen bordes lisos para evitar cortes. Si la tripulación del barco se olvidara de instalar estos dispositivos, todo el barco podría estar en peligro y el riesgo de grandes problemas aumentaría enormemente. Entonces, ¿qué son?.

Esos discos son protectores de ratas y ratones. Los puertos marítimos todavía tienen un gran problema de roedores, que tiene una historia de varios cientos de años. Las ratas y los ratones se sienten atraídos por la calefacción de los barcos, el olor a pescado, y los alimentos que llevan a bordo . 

Por supuesto, cada puerto debe tomar medidas para controlar la población de roedores. Son envenenados, cazados y se utilizan algunos otros métodos para evitar que se establezcan en la zona portuaria.

Sin embargo, las ratas a bordo del barco son aún más peligrosas. . Además, las ratas pueden estar interesadas en masticar algunos cables o mangueras, lo que también podría ser un gran problema de seguridad. Ademas están los problemas de higiene y el riesgo de enfermedades infecciosas. En resumen, las ratas no son bienvenidas a bordo. Pero, ¿cómo evitar que vengan?.

Bueno, las líneas de amarre son lo único que conecta la distancia entre el territorio del puerto y el barco. 

Claro, las ratas pueden nadar, pero prácticamente no hay forma de que una rata trepe por un casco de acero húmedo y empinado.

Pero las cuerdas de amarre proporcionan suficiente agarre y son una forma bastante cómoda para que las ratas se suban al barco. Por eso se utilizan estos protectores contra ratas. Estos discos generalmente giran libremente alrededor de la cuerda, lo que significa que la rata se caerá al intentar trepar por ellos. A veces, se utilizan medidas adicionales, como fundas de plástico resbaladizas. Las características más importantes son un pequeño orificio central, sin ranuras anchas y un posicionamiento adecuado. Como ratas pueden saltar, se colocar estos protectores bien alejados del casco.

Por supuesto, si bien la probabilidad es muy baja, todo sistema puede fallar y así las ratas encontrar su camino hacia el barco. En este caso deben ser exterminadas. Eso se puede hacer usando trampas cuando el barco está en el mar, pero una vez que el barco llegue a un puerto, deberá contratar alguna empresa de control de roedores para que se ocupen del problema de las ratas por seguridad de todos los que se encuentren a bordo.

Sin dudas las ratas y ratones nunca recibirán esa frase que tanto nos gusta de parte de los miembros de la tripulación cuando abordamos un crucero: Bienvenidos a bordo y feliz crucero!.

DEJANOS TU COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí